miércoles, 12 de agosto de 2009

RAITÁN Y SUS COMPAÑEROS

'Raitán' hace amigos

El perro rescatado en Sevilla tras años encerrado en un cuarto sin luz ni ventilación se recupera en un albergue junto a otros animales con graves daños a la espera de su adopción en Francia

12.08.09 -

JESÚS GONZÁLEZ

'Raitán' hace amigos

'Raitán' se deja acariciar, por un instante, dentro de su proceso de recuperación. / MARIETA

INFORMACIÓN Y ADOPCIONES:

666-953-256casadeacogidanoni@hotmail.com

 

El centro rehabilita a 13 perros ciegos con parálisis y muy maltratados

En apenas una semana, 'Raitán' ha pasado de sobrevivir a oscuras en un cuarto sin ventilación en el que llevaba años encerrado, a correr por una finca de Logrezana (Carreño) en compañía de otros perros. El perro, rescatado hace unos días en Dos Hermanas, ha comenzado su recuperación en el centro que mantienen Mercedes Más y Toñi Millán, dos madrileñas especializadas en la acogida y rehabilitación de perros con graves daños físicos y psíquicos.

Cuando fue hallado, 'Raitán' arrastraba cinco kilos de una masa de pelo mezclado con desperdicios y excrementos. En un principio, se pensó que tenía problemas de movilidad, pero se ha visto que está en perfecto estado físico, a la espera de los resultados de los análisis que le han sido realizados, y sólo aparenta problemas de sensibilidad en la piel, fruto de los años enclaustrado sin ver la luz del sol y falto de toda higiene. «Un pequeño roce le provoca una herida», comenta Más, una de las encargadas de la recuperación del animal antes de su traslado definitivo a Francia, donde conocerá a su familia de adopción.

«Nos han llegado solicitudes de adopción de media Europa, hasta de Estados Unidos», asegura la cuidadora acerca de la repercusión que ha tenido el caso del pequeño 'Raitán'. Al final, las responsables de este centro de acogida han decidido enviarlo a Francia por la relación que tienen con una asociación especializada de ese país. No en vano, afirman, es en el centro y el norte de Europa donde la gente más se anima a adoptar a animales que han pasado por experiencias tan traumáticas como la de 'Raitán'. «Tal vez estén más concienciados», apunta. Mercedes Más, de hecho, también prepara el envío a Holanda de la asustadiza 'Luci', que llegó al centro en un pésimo estado, maltratada y cegada, afectada por el parásito 'Leishmania'.

El caso de 'Raitán' no es único en este centro de acogida de Logrezana. Él llegó tras una penosa historia y ahora se muestra esquivo, protesta cuando intenta agarrarlo, aúlla por las noches y a veces llora sin motivo aparente. «Nunca tuvo relación con nadie, así que no entiende por qué le gruñen los demás perros o qué es lo que tratas de decirle», explica Más. Ahora, el perro se enfrenta a un aprendizaje a sus nueve años de vida, lo que otros hacen desde los pocos meses. Por ejemplo, uno de los grandes avances en estos días es que «va aprendiendo a orinar levantando la patita, porque estaba acostumbrado a hacérselo todo encima».

Desde diciembre

En ese aprendizaje tienen mucha importancia sus compañeros de albergue, pero también las terapias de sus cuidadoras, que gestionan sin ayuda alguna su centro de acogida, sufragando los gastos veterinarios y de manutención de su propio bolsillo. «Estamos en proceso de constitución de la asociación», explica Más acerca de un proyecto que echó a andar en diciembre.

«Vinimos aquí porque en el norte es más barato comprar un terreno. Encontramos este, apartado para no molestar a los vecinos y suficientemente amplio para que puedan estar bien los perros», comenta la responsable de uno de los pocos centros dedicados en España a este tipo de animales.

Entre los trece perros que conviven ahora con 'Raitán' hay otras tantas historias como la suya. La dócil y cariñosa galgo 'Azul' luce las cicatrices de las 21 puñaladas que le propinó su ex dueño, 'Sombra' está totalmente ciego, aunque no lo parezca; 'Sera' sufre retraso mental por la paliza que le propinaron siendo cachorro; 'Pancho' corre en silla de ruedas, y 'Calimero' vive feliz a la espera, como todos, de una familia que no le recuerde su pasado de garrapatas, palizas y parásitos de todo tipo. Anteriormente, el centro recuperó y dio en adopción a cinco animales, «el primero, un pequinés albino». Y la lista sigue creciendo.

Toñi Millán y Mercedes Más, con tres de los trece animales a su cuidado. / MARIETA

'Raitán', en primer término, junto a una pastora alemana con retraso mental. / MARIETA

El pequeño perro observa a una de sus compañeras, con parálisis por una caída. / MARIETA

'Azul', que llegó con una veintena de puñaladas, juega con 'Copo' en el albergue. / MARIETA