viernes, 14 de agosto de 2009

ADAPA (Mesopotamia)


Según la mitología babilónica, el primer hombre que habitó la tierra, también se le consideraba un sabio. Es posible que Adapa fuera rey de Eridú, ciudad santa que destacó en la época sumeria.

Adapa era sacerdote de Ea, dios del agua, la sabiduría y la magia, que le enseñó cuanto sabía. En este sentido, Adapa se parece a Adán, el primer hombre que habitó la tierra según el mito cristiano. Mientras que con su sabiduría Adán puso nombre a los animales y las aves, Adapa inventó la palabra y sentó las bases de la vida civilizada.
         Un día Adapa salió a pescar al golfo Pérsico y el viento del sur le volcó su embarcación. Encolerizado, maldijo tan eficazmente al viento que le partió las alas. Alarmado por el hecho de que un simple mortal fuera tan poderoso, Anu –dios del cielo- convocó a Adapa a su presencia.
Ea sabía que si Adapa iba al cielo, probablemente se quedaría, y entonces perdería los servicios de su fiel sacerdote, de modo que elaboró un plan para garantizar el retorno de Adapa. Ea lo vistió de luto y le advirtió explícitamente que rechazara todo alimento que le ofreciesen.
         A su llegada a los cielos, Adapa fue recibido por Tammuz, dios que moría y renacía periódicamente. Cuando el dios le preguntó porqué estaba de luto, Adapa respondió que se debía a que lamentaba que Tammuz abandonase la tierra. Esa respuesta satisfizo a Tammuz, que habló a favor de Adapa ante Anu. En consecuencia, Adapa fue tratado como invitado más que como culpable y le ofrecieron comida y bebida. Las rechazó amablemente y cuando le preguntaron a qué se debía su negativa, mencionó las instrucciones de Ea. Al oírlo Anu echó a reír porque, en realidad, había ofrecido a Adapa la comida y bebida eterna. Anu no se había propuesto volver inmortal a Adapa, pero el sabio se portó tan bien que a Anu no le quedó otra opción.
         De esa forma Adapa perdió la posibilidad de tornarse inmortal y fue devuelto a la tierra. Desde entonces la humanidad está condenada a la mortalidad. Ea es el complemento de Enki, dios sumerio del agua y Anu del dios supremo sumerio An.
EnkiMountainSeal