viernes, 21 de agosto de 2009

CAGLIOSTRO


clip_image001
1. Maestro de magia, curandero y francmasón, el conde Alessandro Cagliostro fue una de las figuras más importantes del ocultismo en el siglo XVIII. Aunque existen varias teorías sobre su verdadera personalidad, la mayor parte de los especialistas coinciden en que Cagliostro fue el nombre adoptado por un siciliano, de oscuro origen, llamado Giuseppe Bálsamo.
2. En 1.771 Cagliostro, que contaba 28 años, se casó con Lorenza Feliciani, quien habría de acompañarle durante todo su peregrinaje por Europa. Recaló en Londres y París dedicado a la venta de elixires alquímicos de su invención –afirmaba poseer el secreto de la piedra filosofal- lo cual le dio notable fama y éxito. En el transcurso de segundo viaje a Londres fue iniciado en la masonería, llegando a crear un nuevo rito egipcio.
3. Hacia 1.780 volvió a recalar Cagliostro en París, donde sus notables poderes de curación, y el éxito de su rito masónico, le abrieron las puertas de la corte de Luis XVI y le llevaron a intimar con el cardenal Rohan, uno de sus principales valedores. Precisamente por su relación con Rohan, Cagliostro se vio envuelto, de un modo absurdo, en el famoso asunto del collar de la reina Maria Antonieta; circunstancia que, pese a no haberse probado nunca su culpabilidad, supuso el fin definitivo de sus buenos tiempos y le llevó a la reclusión en La Bastilla.
4. Tras su liberación volvió a Londres, con más pena que gloria; y al poco tiempo se estableció en Roma, donde la Inquisición lo condenó a muerte por hereje, conmutándole luego la pena por la de reclusión a perpetuidad en el Castillo de San Leo. Allí falleció en 1.795, cuando contaba 52 años.
5. Sabio, fantoche o ambas cosas a la vez, lo cierto es que su compleja personalidad influyó poderosamente sobre una clase social en declive, la nobleza del Antiguo Régimen, y constituyó uno de los más preclaros exponentes de la alucinación colectiva que sufrió Europa en las postrimerías del “Siglo de las Luces”.


clip_image002