viernes, 4 de septiembre de 2009

LA LUNA DE LA COSECHA

Como el fruto de la vid nuestras vidas pueden cambiar y fermentar. Ahora que recoges los tardíos frutos de tu trabajo, agradece la dulzura de la vida. De ella proviene el gozo y los dones, y también la fermentación y los “espirituosos”. Celebra la naturaleza siempre cambiante de la vida, de los sueños y de los propósitos, mientras brindas por los ingredientes sagrados, los amigos, la familia y los familiares, las relaciones afectivas que te enternecen y te fermentan. Honra a Dionisio, dios del vino y del éxtasis. Invoca el equilibrio entre la luz y la oscuridad y valora la proporción en tu vida. Nos preparamos para la oscuridad que avanza y para volvernos hacia dentro, purificarnos y eliminar la confusión física, mental, emocional y espiritual. El equilibrio nos dotará de un paso firme para hacer el recorrido repleto de desafíos que tenemos por delante.

Luna del vino, Luna cantadora, Luna del esturión,
aparece el equilibrio sagrado entre la luz y la oscuridad.
Neftis, Freya, Ceres, Isis,
conferid equilibrio a la diversidad que conforma mi vida.
Dallas Jennifer Cobb

uva