viernes, 21 de febrero de 2014

LOS DOS CUERVOS

1cEl texto de esta balada escocesa proviene de Minstrelsy III, 239, una recopilación realizada por Walter Scott en 1803. Los eruditos la consideran como una variación sobre “The Three Ravens”, recogida por Ravencroft en Melismata (1611).

Una vez, mientras iba caminando,

escuché a dos cuervos lamentarse;

y uno de ellos dijo al otro,

“¿dónde comeremos este día?”

“Detrás de aquella cerca abandonada

he visto un caballero asesinado,

y nadie sabe que yace allí tendido

salvo su halcón y su perro y su dama.

“Su perro se fue tras de la caza,

su halcón se fue en busca de presas,

su dama se fue con otro amante,

así que podremos disfrutar nuestra comida.

“Te posarás sobre su cuello blanco,

y yo le arrancaré sus ojos claros.

Con un dorado mechón de su cabello

más tarde techaremos nuestro nido.

“Muchos por él se habrán de lamentar,

pero nadie sabrá dónde se ha ido;

sobre sus huesos ya blancos y desnudos

el viento va a soplar eternamente”.