domingo, 8 de julio de 2012

EL ROBLE DE HERNE

clip_image001

Un robleherne

una vez despertó

dentro del cazador, Herne,

la secreta necesidad de aprender

las costumbres de sus antepasados.

Él amarró unas grandes cuernas a su cabeza

y corrió desnudo

a través del bosque y del viento.

Incluso ahora, se puede oír

su cuerno salvaje. Así fue como

un hombre descalzo

se convirtió en un dios

clip_image001[1] Elizabeth Barrette clip_image001[2]